lunes, 31 de diciembre de 2012

RECITAL DE POESÍA SOBRE PABLO NERUDA

El pasado 21 de diciembre tuvo lugar el recital de poesía sobre Pablo Neruda  en la Biblioteca Pública del Estado de Ciudad Real. El acto corrió a cargo del rapsoda José María Arcos Funes.
Si quieres escucharlo, pincha en play.

domingo, 23 de diciembre de 2012

HOMENAJE A JOSÉ HIERRO. RECITAL DEL
GRUPO LITERARIO GUADIANA

El 14 de diciembre nos reuníamos en la biblioteca pública de Ciudad Real, para dar lectura a poemas de José Hierro. La grandeza de sus versos creó un halo de emoción en la sala. La intervención del poeta Manuel López Azorín (breve, pero llena de encanto), fue el colofón a este homenaje que desde Ciudad Real hemos querido rendir a José Hierro, a su memoria y a su palabra.


sábado, 22 de diciembre de 2012

JOSÉ HIERRO. BIOGRAFÍA HASTA 1999




Vídeo realizado por Canal Norte: José  Hierro. Biografía hasta 1999 
 (Con el texto y la locución de Manuel López Azorín)

martes, 4 de diciembre de 2012

HOMENAJE A JOSÉ HIERRO

El próximo día 14 (viernes) tendrá lugar un recital poético como homenaje a José Hierro, a cargo de componentes del Grupo Literario Guadiana, en el salón de Actos de la Biblioteca Municipal de Ciudad Real, a las 19:30 h.
Anunciado en el periódico La Tribuna de Ciudad Real, si quieres leerlo,
pincha AQUÍ

martes, 20 de noviembre de 2012

II Festival Poético Suburbia

Comienza el 21 de noviembre en el Club de Lectura de Miguelturra y finalizará el 24 en La Escena de Ciudad Real.




domingo, 18 de noviembre de 2012

ENTREGA DE PREMIOS DEL 
XIII CERTAMEN POÉTICO "GUADIANA"
CELEBRADO EL 16 DE NOVIEMBRE EN EL MUSEO
 "LÓPEZ VILLASEÑOR"

miércoles, 14 de noviembre de 2012

LECTURA DE POEMAS POR COMPONENTES
DEL GRUPO LITERARIO GUADIANA,DEL LIBRO PALABRA DESNUDA
 EL DÍA 9 DE NOVIEMBRE DE 2012, EN PUERTOLLANO


video

domingo, 28 de octubre de 2012

FALLO DEL XIII CERTAMEN POÉTICO NACIONAL "GUADIANA"


El Jurado Calificador formado por: Juana Pinés, José Mª González y Diana Rodrigo junto con el Presidente del grupo, Eugenio Arce y la  secretaria, Antonia Piqueras se reunieron  el día 26 de octubre para fallar los premios del XIII Certamen Poético Nacional "Guadiana", después de una lectura atenta de los 119 trabajos presentados y de analizarlos, se acordó conceder el primer premio al poema " EL HOMBRE QUE LLENABA LUNAS ANTES DE QUE ANOCHECIERA" y que una vez abierta la plica su autor resultó ser:  D. Antonio Manuel Moreno Fernández, natural de Alcalá de Henares (Madrid). El segundo premio se concedió al poema "CORAZÓN DE MANGO" y que al abrir la plica su  autor resultó ser: D. Alfonso García Rodríguez, natural de León.
La entrega de premios será el día 16 de noviembre en el salón de actos del Museo López Villaseñor de Ciudad Real.

domingo, 21 de octubre de 2012

PRESENTACIÓN REVISTA MANXA

El Grupo Literario Guadiana presentó el pasado 19 de octubre, en el  Museo López Villaseñor, el número XLVI- 2ª época de la revista Manxa y el monográfico de Restituto Núñez Cobos " Morisquetas de amor y otros amorismos".

















sábado, 13 de octubre de 2012

PROGRAMA 2012
28 ENCUENTRO DE POESÍA ESPAÑOLA EN ALMAGRO
 

28 ENCUENTRO DE POESÍA ESPAÑOLA







         8 DE NOVIEMBRE (JUEVES) A LAS 20,30 H.


 Poesía para vivir el tiempo. 
                   Grupo Literario Guadiana.





El Grupo Literario Guadiana de Ciudad Real, es la asociación cultural que integra la voluntad e ilusión de los hombres y mujeres que, desinteresadamente, la han hecho llegar desde abril de 1974 (fecha de su legalización) hasta nuestros días. Es decano de nuestra Comunidad Autónoma y está     entre los diez más longevos de toda España, lo cual es un milagro de supervivencia para este tipo de asociaciones.
Está integrado por poetas, prosistas y pintores que ilustran la revista de creación literaria “Manxa”, órgano de expresión del Grupo, desde noviembre de 1.975 cuando apareció el primer número, ya han transcurrido treinta y siete años. Muchos lustros de trabajos y esfuerzos para dar voz a los poetas de esta tierra que, de otro modo, nunca hubieran podido publicar sus versos; todo ello sin cerrarse a las colaboraciones de los poetas y escritores de otras latitudes.
El Grupo ha sido objeto de estudio de diferentes poetas y escritores, que se han reflejado en diversas publicaciones. A lo largo de los años, han puesto lo mejor de sí mismos en la noble tarea de expandir la cultura, al tiempo que engrandecer nuestra tierra.
“Poesía para vivir el tiempo”, el otoño, cuando el frío comienza su estrategia invasora y nos fuerza a replegarnos a nuestros “cuarteles de invierno” físicos y emocionales..., cuando aumenta el sosiego y la naturaleza parece quedarse dormida..., os proponemos una lectura poética acompañada de música.
Poesía para vivir el tiempo que nos ha tocado en suerte. Una actividad que nos permite vivirlo, no matarlo, como dicen quienes no tienen nada que hacer y, además, repiten una sentencia equivocada. Igual que el otoño deja su huella en las altas cumbres y en los hondos valles, los poetas del Grupo Literario “Guadiana”, de Ciudad Real, esperamos que nuestra poesía se deje sentir en el corazón de esa “gran minoría” que ama los actos poéticos, porque nos reafirmamos en lo que dice el gran poeta Antonio Colinas: “La poesía es una manera de ser y de estar en el mundo, pero además es una profunda vía de conocimiento”.
En este tiempo de naufragios, creemos que es bueno agarrarse a la tabla salvadora de la poesía como una forma de vida, de expresión de sentimientos y emociones, o sea, una intensificación de la conciencia. A través de la palabra creativa y de la estrofa melódica les invitamos a vivir el tiempo.
                                              
                                                                      Eugenio Arce Lérida.







PRESENTACIÓN REVISTA MANXA


El próximo 19 de octubre, a las 20 horas, en el Museo "López Villaseñor" de Ciudad Real, el Grupo Literario Guadiana, hará la presentación del número XLVI- 2ª época- de la revista Manxa. También se presentará el monográfico que acompaña a la revista " Morisquetas de amor y otros amorismos", del autor Restituto Núñez Cobos.
Os esperamos.

jueves, 27 de septiembre de 2012

"SIEMPRE SERÁ MAÑANA" DE Eugenio Arce


MÁS ALLÁ

Un nuevo poemario de Eugenio Arce Lérida ha visto la luz más allá de nuestras fronteras, en el entrañable refugio mejicano que tanto supo de acogida en tiempos difíciles. Ahora, la Casa Maya de la Poesía, en su colección Rosa Náutica, y con el número 84, ha publicado “Siempre será mañana”. Treinta y ocho poemas agrupados en epígrafes diferenciados: “Un grito en la niebla” y “Los espejos vulnerados”.
En el Prólogo o “Meditaciones previas”, Brígido Redondo nos habla de la necesidad de la palabra como justificante de la existencia, como razón del conocimiento y memoria de lo vivido, también anuncio de lo que habrá de llegar.
Ya en los versos de Eugenio encontramos referencias concretas: “Venero la palabra/ como un vestigio mágico/ que al hombre le fue dado por los dioses.”, y el uso que busca de ellas: “yo me esfuerzo en limar ciertas palabras/ hasta conseguir un canto a la vida.”, conjugando la necesidad de olvidar: “Escribo sobre arena,/ …/ y olvido los caminos del naufragio” y el conjuro: “¡Tiempo habrá de buscar/ una hoguera en la noche/ que me ayude a espantar mis alimañas!”. Sin embargo, la vida y la conciencia de ella se imponen, y así lo refleja cuando nos dice que vivir es luchar, que “no siempre uno es dueño/ de sus contradicciones”, remitiendo al último e íntimo reducto como referente que nos define.
Es la esperanza la alusión permanente y razón de una existencia dedicada a la búsqueda de ese mañana posible a pesar de lo efímero, las contradicciones, los miedos, las limitaciones…
El poeta se “siente parte del viento que eleva/ el polvo y las pasiones,/ del rayo que ilumina nuestros miedos”, o árbol multiforme que hunde sus raíces en distintos “abrevaderos” para poder nutrirse y tiende sus ramas para llegar hasta la luz, antídoto contra la oscuridad, el desaliento...
Empieza la segunda parte con una declaración de intenciones por contraste: “Hay quien desea ser/ feliz en el enjambre”. Se afirma contra el ajunte de cuentas y la derrota a fin de poder soportar la tentación del abandono. Elige la insurgencia reivindicando el derecho a mantener la mirada limpia. Y a pesar de la aparente rendición que lleva al desánimo, a preferir la ignorancia por lo imposible del entendimiento, a elegir la callada ofrenda, el poeta aspira a la verdad no impuesta, no fanática, aquella que decanta el tiempo. Vuelve a aparecer la esperanza como último deseo que nos salve de la soledad, el sinsentido, el desamor…, y nos haga pisar tierra firme en donde la paz sea algo más que una utopía inalcanzable.
“Siempre será mañana” nos recuerda que si el pasado condiciona, sólo el presente hará concreto el futuro posible.

                                                             Esteban Rodríguez Ruiz


martes, 7 de agosto de 2012

EPÍSTOLAS A JUAN ALCAIDE POR COMPONENTES DEL GRUPO LITERARIO GUADIANA



EUGENIO ARCE LÉRIDA


CARTA A JUAN ALCAIDE SÁNCHEZ
-El gran ausente- 
Querido amigo en el alma de la poesía:
Yo no te conocí personalmente, pero tu luz debía ser inmensa, como la de esas estrellas que colapsan y desaparecen del Universo y, en cambio, su luz sigue viajando por el espacio durante miles de años. “Por sus hechos los conoceréis”, dice la Biblia. Y tus hechos son los poemas donde sublimaste tu lacerante vida amorosa, la humillante represión franquista y el dolor de tu cuerpo abatido por la enfermedad.
Tuviste la existencia de los héroes: una vida corta pero fulgurante. Eras valiente y sencillo a la vez; de ahí tus palabras: “Todo te lo ofrezco, lector, pero siente./ si yo, como un hijo, lo que sé te digo,/ aunque no germine mi humilde simiente,/ tu, como una madre,...¡sé bueno conmigo!” Pero he de decirte, Juan, para tu eterna tranquilidad, que tu simiente germinó y dio fruto al mil por uno; que son legión los que siguen la estela de tus conjuros de tinta; que tus “mimbres de pena” los hemos utilizado para levantar empalizadas contra los vientos malignos de la insidia y la desesperanza, esos cánceres que corroen hasta el tuétano a nuestra sociedad; que la altiva orografía de tus versos las utilizamos como atalayas para divisar a los enemigos y que, gracias a ti, Juan Alcaide, valdepeñero excelso, vértice de la sensibilidad poética, el “agua” de nuestras íntimas “norias” sale más viva que nunca.
También he de decirte que vivimos tiempos difíciles, en los que cuesta “ganarse el pan”, pero siguen floreciendo las cardenchas en esta llanura de inmensa soledad, a pesar de que el pútrido aliento de los tiburones de la Historia se ha convertido en un vendaval que amenaza con barrernos de la faz de la Tierra. No obstante, sabremos resistir. Somos arqueros con el arco tenso.
Estamos dispuestos a disparar nuestras flechas poéticas contra la iniquidad y tenemos la aljaba llena de palabras verdaderas. Alguien dijo que no hay nada más revolucionario que la verdad y nosotros sabremos, como dignos discípulos tuyos, dispersarla por todos los confines de la Tierra, porque de ti, Juan Alcaide, poeta que estás en el Parnaso de nuestra patria manchega, recibimos esa verdad que expandiremos siempre, hasta que se conviertan en luminarias que nos guíen en el camino. Si Valdepeñas se hizo “cercao”, tu poesía los multiplicó por toda la orografía española. Yo lanzo esta misiva al aire con la esperanza de que alcance las altas estancias donde mora tu espíritu de poeta
enamorado de tu tierra. ¡Que Dios te guarde!
            Siempre tuyo en la poesía.
                                                                                  Eugenio Arce Lérida. Julio 201 2




JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ ORTEGA


EPÍSTOLA PARA JUAN ALCAIDE
-Poeta de la Mancha-

“Sólo el poeta puede / mirar lo que está lejos / dentro del alma...”
Antonio Machado. 

 
Poeta de La Mancha”:
Siento latir tu corazón entre las viñas, iluminando valores esenciales que nunca mueren.
Poesía verdadera: cultura de molinos, gigantes, cigarras, hormigas, racimos de sueños, jaraíces, tinajas y mostos, alas de carne.
Palabras sencillas: fragua, martillo, yunque, tierra, surcos, arados, yuntas, jornaleros... Aroma de colmenas y pozos, metáforas, cardenchas en flor.
Versos desnudos: libros, escuelas, señales del camino, lágrimas y sed. Raíces, encinas, olivos, amor, desengaños, soledad, silenciosas preguntas a Dios.
Poemas imborrables, elegías con sabor amargo, mimbres rotos de pena: Carmen desconsolada por Juan Vicente, pobres labios dormidos, sin entregarte toda su ternura.
Juan Alcaide Sánchez, luz valdepeñera nacida del amor, siempre buscabas un cielo que necesita románticos poetas. Aquel día tus ojos ascendieron, cada vez más alto. No compartimos el pan bueno, las inquietudes..., ni platicamos de musas, hermosas dulcineas y valientes quijotes.
Ciegan el alma corrosivas dudas, pero las cosas suceden así. Tenía tres años y sólo recuerdo: “Dale un beso a mamá, que está dormida”. Duras tareas dañaron mis pulmones y de su sangre germinó poesía, cebadas y trigos que agitan los vientos.
En “El Trascacho”, bodega del noble caporal Andrés Cejudo, tuve la suerte de recitar y brindar con vino nuevo, “A la paz de Dios, hermanos”, junto a tus fieles amigos: Gregorio Prieto, Sagrario Torres, Ángel Crespo, Francisco Creis... Muchos poetas inolvidables en tu generación de 1936 (sacrificada durante la posguerra), Luis Rosales, Gloria Fuertes, José Hierro..., conocían estos gritos conmovedores frente a la barbarie:
“Esos hombres tendidos,/ abrazados al suelo,/ comiéndose la sombra de la acera,/ tienen dentro sus nidos,/ sus pedazos de cielo,/ su estampa de caliente primavera./ Tienen dentro su ser, / fuera el empuje trágico/ de la lucha que les lanza;/ cuando la espuma de su mar no ruge,/ trina su caracola de esperanza. /.../ Esos hombres tendidos,/ ésos, ésos,/ míralos, corazón,/ son tus hermanos,/ van a hacer una torre con sus huesos,/ para llegar al cielo con las manos.”
Somos amantes de tu poesía sincera, desgarrada, profunda... Por ello, digo en voz baja que conocí a Pilar (“¡La que tenía los ojos/ con sol de mares con niebla!”) y desde entonces te debo estas líneas. Hoy llegan muy tarde: seréis felices, sin ningún miedo a las palabras.
Aquella...” gran mujer (madre y abuela), compartía tanta emoción atesorada. Sus manos temblorosas sostenían tu libro, “La noria del agua muerta” (Madrid, 1936), donde -sin nombrarla- sientes su pasión imposible al borde de la guerra: “La voz del agua sin vida/ es la que empieza a sonar;/ en cangilones de versos,/ cantando y contando va...”
Pilar bendijo tu nombre, Juan, acarició despacio la dedicatoria y recitó poemas inocentes, nostálgicos romances escritos con tinta del alma. Fuiste su “poeta”: entrañable maestro, ganabas el pan enseñando a los niños amor, honradez y belleza, versos maravillosos de Lorca y de Machado, cómo ser hombres libres para cambiar este mundo siniestro.
Pilar aún era bonita, frágil amapola manchega. Supo que no volveríamos a vernos y besó vuestro libro, lleno de dignidad, luminoso chilanco donde la vida triunfa sobre la muerte: “Y es que está seca la fuente...,/ y ¡gira la noria, gira!”
                                                                               José-María González Ortega. Julio 2012 

 



PRESEN PÉREZ GONZÁLEZ


EPÍSTOLA A JUAN ALCAIDE
-...Alumna humilde de tus versos...- 

Mi admirado Juan:
En el silencio de esta noche en que pueden comunicarse alma con alma, recorro tu sentir en cada uno de tus versos, descubro tu ternura en cada acento, en cada letra, en cada palabra.
Dijiste: “Habrá de ser mañana” y yo o algún otro, te preguntamos “ ¿ En qué piensas” y tú contestaste “ en nada” “El silencio, propicio será para ser buenos...”
Para ser buenos... repiten mis labios, y un temblor sin causa me lleva a rezar con tus pensamientos desde mi estructura imperfecta, que como una asignatura pendiente reivindica la alegría, en esos límites difusos que nos hacen comprender nuestra pequeñez cuando los otros no forman parte de nuestro universo, pues es cierto que todos vamos conjugando la vida cuando pone entre nuestras manos todo ese misterio para ser felices, pero que tantas veces ignoramos vestidos de vanidad. Volver a las páginas donde se dibuja tu historia, mi historia, la del paria que pasa, es bajar de las nubes y tocar la túnica de un destino compartido, porque dime, quién no ha sido paria en algún momento: cuando estamos solos o tenemos miedo. Facturas del tiempo que hemos de pagar desde la humildad y la esperanza, y que bien supiste expresar en tu oración: ese clamor grave y confiado, desear “la gracia de la espiga”, ser para todos sin distinción ni rango.
Reflejaste tan bien la vida rural y cotidiana que después de encontrar la respuesta en cada corazón voy respirando tu voz como una nostalgia, y un garabato en el aire marca el lenguaje de uno mismo, para aprender del murmullo, de cada piedra, de cada instante, ese sumarse a vivir con los otros, transformar lo cotidiano, luchar contra la debilidad, contra la deformación que nos vence. Al otro lado están los restos de tantos nombres grabados, donde el cuerpo tiembla desde la memoria o desde el olvido.
Te escribo desde la sombra de mis ojos claros, desde mi piel derramando añoranza, para ver en la lluvia la limpieza de las cosas, a través de la nitidez de una mirada cuando los rostros cargados de paciencia caminan al costado de mi tristeza, y entonces yo tanteo mis pasos para no tropezar cuando se cieguen mis pupilas de cansancio. Hay un vínculo que nos nace de la tierra, retrata el recuerdo y unce nuestro vacío. No sé qué destino me llega a través de mis arterias, esa zona donde la conciencia salva lo íntimo y nos imprime el coraje de la libertad, el espanto del no ser. Recogeré las migajas que caen de los sueños desfigurados como sombras en una mañana de niebla, para recuperar lo que importa cuando la luz se proclame.
Y al partir dijiste “Mañana volveré. Cuando una noche/ de no sé cuánto tiempo sirva para/ limpiar el corazón, los corazones...”
Hoy y siempre estarás tan vivo entre nosotros que el olvido nunca será tumba para ti. Quiero que tu sed me contagie para recorrer el estío cosechando palabras. Deja que sea yo más contigo en la oración y una alumna humilde de tus versos, pues mendigos de la inspiración llevamos el encanto de esta tierra en nuestras venas.
Y yo como tú, así, en silencio, me despido de ti
              ¡Hasta mañana! 
 
                                                            Presen Pérez González. Julio 2012 
 







ESTEBAN RODRÍGUEZ RUIZ


CARTA A JUAN ALCAIDE
-Contigo siempre, Juan...- 

Querido Juan:
Un año más estamos aquí reunidos para recordarte añorando tu añoranza, haciendo presente ese amor que, como tú, sublimamos, al no ser capaces de hacerlo concreto a pesar de nuestra firme determinación y empeño.
Es verdad que, a veces, nos dejamos mecer y adormecer con los cuentos de los que ya nos prevenía León Felipe, al igual que tú dejaste hacer a tus paisanos con la complicidad de los “cercaos”, la “limoná” y aquellos agradables trasnoches de los días de otoño, anunciadores de la inminente vendimia que se hacía más tarde y no tan apresurada como la de ahora.
Eran otros tiempos. Los maestros tenían reposo y reconocimiento, aunque no les faltasen estrecheces, dificultades e incomprensiones. Mas tú encontrabas todo lo necesario en un rincón tranquilo que te permitiese plasmar en unas cuartillas las ansias del corazón y las ilusiones no cumplidas que pasaban a formar parte de lo pendiente, apuntándolo en las páginas de cada nuevo poemario, incluso en los más difíciles de asumir, que también los hubo.
Cantaste tanto a nuestra tierra, sus hombres y mujeres, sus quehaceres, penurias, fracasos y logros, que tu ida prematura dejó un perfume fresco y persistente, siempre renovable en tardes-noches como éstas en donde el calor del verano arrecia y refresca la amistad en cada encuentro.
He de despedirme, mas no te digo adiós, ni hasta luego, pues sé que vendrás conmigo, pegado a mi piel y mi recuerdo como lo está el sabor del mosto y el aroma que nos regala, cuando fermenta, buscando transformarse en vino, en nuevo verso de añada diferente.
             Contigo siempre.
                                                              
                                                                    Esteban Rodríguez Ruíz. Julio 2012

domingo, 1 de julio de 2012

PEREGRINO DE SUEÑOS

Ha visto la luz un nuevo poemario, el primero de una poeta que empezó su singladura hace unos años, habiendo cosechado ya distintos premios y participado en varios libros colectivos, y ahora se asoma a la experiencia de un fruto en solitario.
Elizabeth Porrero, Ciudad Real 1977, nos entrega “Peregrino de sueños”, editado por la BAM, dentro de la colección Literaria Ojo de Pez, de la Excma. Diputación Provincial de Ciudad Real, en el que recoge treinta y dos poemas nacidos de su propia experiencia, sueños y peregrinaje por el territorio físico y la búsqueda íntima de los sentimientos. No tanto los logros, como el proceso mismo, son la meta de estos versos y lo que aspiran a expresar. Llanuras, valles, cimas, sendas pedregosas o mullidas, ciudades, lugares públicos o reservados…, serán los referentes metafóricos, las imágenes que sirven a Elizabeth para ir tejiendo la red en donde retener la luz que nos posibilite descubrir, a la vez que lo hace ella misma, lo que desea hacernos entender. Logros y pérdidas, éxitos y fracasos, anhelos y despertares difíciles se entretejen al calor de una búsqueda permanente que adquiere mayor protagonismo que la llegada en sí. Pero recorramos sus poemas, oigamos su voz y su silencio, con los que nos sitúa en el amor como punto de salida y retorno. También el recuerdo.
Es en el avanzar donde reconoce que poco o nada importa el destino, pues lo principal es la senda y el final será aceptar que no siempre hay respuestas o que éstas pueden llegar inesperadamente. Ir lento o deprisa, por el mismo rincón en donde nacimos o recorriendo el mundo entero.
Vivir puede ser ese un instante continuado que se puebla de insinuaciones, frutos y desengaños; de caricias que nos abren a otras realidades. El caminante, la poeta, nos entrega sus esperanzas en cada uno de los pasos, en las palabras escritas y “…acaba preguntándose/ por qué las cosas bellas/ suelen ser, a menudo, inalcanzables”, por qué sólo se atesoran sueños y derrotas. Mas hemos de saber, nos dice, que “…vivir es caminar siguiendo el mapa/ de los sueños, perdiéndose al buscar/ las señales que indican el deseo”; y descubrir que, de repente, el camino puede volverse intransitable.
En lo inesperado nos apunta a la identificación tan imposible como cierta: “Cómo admiro el silencio de los árboles/ porque deben sufrir calladamente/ el abrazo tan frío del otoño/ …/ Pero es su pena sabia e invisible/ y, ante el daño que no puede evitarse,/ se mantienen erguidos y más fuertes. /Quizás han aprendido/ que no es su dolor único en el mundo”. Aprender no es fácil y lo hacemos a lo largo de toda la vida.
                                                                             Ciudad Real, 22 de junio de 2012

                                                                                       Esteban Rodríguez Ruiz
POR EL LIBRO "PEREGRINO DE SUEÑOS"  DE ELISABET PORRERO


OBEDIENCIA

I

Sueño con tus versos, sí,
como así me recomiendas,
pero quiero que me entiendas
como yo te entiendo a ti.
Libando en tu libro fui
por su ritmo, embebecido
de la mano del latido
que su esencia desprendía;
y mientras iba y venía
fisgaba en el recorrido.

II

Su lectura me agradó
y me lo bebí de un trago,
van mis versos como pago
del sabor que me dejó.
Mi interior almibaró
con la miel de su panal;
y su brillo de cristal
era de mis pasos guía,
y a un sueño me conducía
el dulzor hecho caudal.
III

Mi tríptico aquí termino
y apunto con agujillas
que he visto algunas cosillas
a lo largo del camino.
No son ningún desatino
pero restan pulcritud,
porque la completitud
que debían aflorar,
la deberías cuidar
para curarte en salud.


                 Manuel Mejía Sánchez- Cambronero

POR EL LIBRO "SIEMPRE SERÁ MAÑANA" DE EUGENIO ARCE LÉRIDA

CON SEMEJANTES PIEDRAS A LAS TUYAS
VOY HACIENDO PARED Y TE DOY CUENTA
DEL ALBO CONTENIDO DE TU LIBRO


Me llama la atención de la portada
al tenderle la vista,
ese puente de Rembrandt
por el que gente pasa
y se avista una barca por su ojo;
y otra barca a este lado
parece que quisiera
atracar en la orilla.
Del cielo, su color se muestra cárdeno,
en el entorno hay árboles silentes
con vestido otoñal;
y el vacío que se abre a la distancia
parece querer darle al pensamiento
paso libre hasta el fondo,
donde pende un bruma
de las cuerdas del viento
y no se alcanza a ver que hay tras de sí.
Me decido a pasar al interior
del ejemplar escrito,
Siempre será Mañana.
La puerta para entrar abro despacio,
me encuentro con el prólogo de Brígido,
en el que claro deja el fondo del poemario.

En éste ya me adentro libremente
una puerta tras otra
desnudando poemas verso a verso,
trepo en el pentagrama
de las albas estrofas
con sugerentes títulos;
y gozan mis oídos en alto porcentaje
de la sonoridad.
Ha llegado en buen día y buen momento
y agradezco el regalo
con sus luces y sombras,
del que aquí cuenta doy según he visto
en su alma blanca y viva,
en donde están las pruebas de lo escrito,
que, como escrito, queda para siempre.
En el mundo de Dios y el de los hombres,
de todo hay bajo el cielo,
saquémosle partido a lo esencial
donde lo positivo es lo que cuenta…
                                                  
                                        Manuel Mejía Sánchez-Cambronero
 
POR EL LIBRO " LOS POETAS QUE PARTIERON" DE LUIS GARCÍA PÉREZ

A Luís GRACIA PÉREZ, GRAN POETA AMIGO Y COMPAÑERO DEL GRUPO LITERARIO GUADIANA, POR ESTE MARAVILLOSO LIBRO DE SONETOS, ESTROFA DE LA QUE ESTOY PLENAMENTE ENAMORADO, Y QUE LE GRADEZCO ESTE OBSEQUIO, DE GRAN VALOR PARA MÍ.-


I
Sorbo a sorbo tu libro me he bebido
y ahora estoy a lo sumo satisfecho,
tus sonetos reposan en mi pecho
y para ovar en él, han hecho un nido.
Bendición del momento que han venido
haciendo el recorrido más derecho,
es un gozo que estén bajo mi techo
para escuchar su límpido latido.
Con su tictac me quedo ensimismado,
su sonido me deja adormilado
con tonadas de música divina.
Me embriago con sus notas musicales
repletas de sonidos especiales,
que son para mi alma, medicina.
II
Entre un soneto y otro me recreo,
a su sombra me pongo mientras tanto,
su construcción la miro canto a canto
y ni una torcedura en ella veo.
El vate la forjó sin titubeo,
sin importarle el tiempo, tanto o cuanto,
lo que si le importaba era su encanto;
por eso perfiló bien su moldeo.
Todo su empeño puso en lo que hacía,
sus versos los llevaba y los traía
hasta al fin conseguir dales su asiento.
Los iba colocando uno por uno
en el lugar preciso y oportuno,
dejándose llevar por su talento.


III
Para este literario monumento
sesenta y tres pilastras empleaste,
cada una es un soneto, que acoplaste
sin argamasa alguna ni cemento.
Fue tu imaginación el elemento
al cual con gran firmeza te agarraste;
y es bien cierto y verdad que al fin lograste
este templo sin par, que es un portento.
Cada soneto encaja de tal modo,
que, al hilo todos van codo con codo
ablando de poetas que zarparon.
Que ya no están aquí en este planeta,
pero de ellos la historia está repleta;
y un gran caudal de versos nos dejaron.
DESDE BERCEO, JUAN RUIZ O GARCILASO
PASANDO POR LA NÓMINA DE AUSENTES,
LA PÉÑOLA DE LUIS HACE UN REPASO…

                                                    Manuel Mejía Sánchez-Cambronero









domingo, 24 de junio de 2012

A VUELTAS CON EL LENGUAJE SEXISTA



No es el sistema Lingüístico y su manifestación en el habla lo que debe cambiarse, sino la sociedad.

Luis García Pérez*


A raíz de la publicación de un artículo del académico Ignacio Bosque, se ha suscitado una polémica ,que viene ya de lejos, sobre el empleo del lenguaje sexista.
Antes de nada tengo que decir que me sonrojan ciertas expresiones cavernícolas como cuando alguien al volante realiza mal una maniobra y un hombre desde la ventanilla le grita: “Mujer tenías que ser”. Me horroriza aún más esa lacra social de la violencia machista en el hogar, pero tampoco me agrada la utilización de la mujer como florero, como cuando vemos a una guapísima joven cobijando con una sombrilla de un lado para otro, por ejemplo a los pilotos de fórmula uno. Por supuesto que me indigna que una mujer, por el mero hecho de serlo, cobre menos que el hombre realizando el mismo trabajo. Pero no estoy de acuerdo en que la lengua de los hablantes sea sexista.

En lingüística llamamos término no marcado o genérico a aquel que incluye a los dos géneros, algo que sucede en el español y en otras lenguas derivadas del latín. Este término no marcado es el masculino y para hacer “visible” a la mujer, el habla tiene muchos recursos y siempre ha sabido mejor que nadie regatear estos problemas en virtud de una ley de gran valor: La economía del lenguaje. Si decimos que los trabajadores deben exigir sus derechos, nos estamos refiriendo por supuesto a trabajadores y trabajadoras, aunque las guías empleadas en varias instituciones quieren poner en práctica el uso de @ o bien otras formas como los trabajadores y las trabajadoras o marcando los géneros diciendo los/ las alumnos/ alumnas. Si habláramos así, un acto cualquiera podría comenzar de este modo: Amigos y amigas, bienvenidos y bienvenidas a este acto de entrega de premios a los ganadores y ganadoras de los premios. ¿Verdad que esta forma de hablar resultaría realmente empalagosa?

Creo que el error parte de la confusión entre sexo y género gramatical. El genérico o no marcado incluye también al femenino. Cambiar este uso genérico para hacer “visible” a la mujer es lo que se pretende actualmente. Este error es el mismo que se pretende al considerar que /o/ es marca del masculino y /a/ del femenino, cosa que no es así, pues en el género gramatical palabras como mapa es masculino, mientras que mano es femenino. También la oposición /o/ /a/ puede ser indicativo de extensión o cantidad como ocurre con huerto y huerta; bolso y bolsa; cesto y cesta, etc. Siguiendo la evolución de la sociedad y la falsa equivalencia entre género y sexo, deberíamos también decir el pianisto, el futbolisto, el astronauto, víctimo, criaturo, persono, etc. En los nombres epicenos donde no existe la oposición masculino/ femenino decimos la perdiz, la liebre o el gorila y también la muchedumbre o el gentío, aunque en los dos últimos casos nos estamos refiriendo a hombres, mujeres niños y niñas. En otros casos la extensión tampoco marca al femenino ni al masculino: la guardia/ el guardia; la policía/la policía; la música /la música, pero siempre quedará muy claro por el contexto del hablante a cuál de los dos términos nos referimos.

También existe el término marcado en los tiempos verbales: el presente puede referirse al futuro: mañana voy a Madrid o en el presente histórico con valor de pasado: Colón descubre América en 1492.

La lengua y por consiguiente el habla, tiene múltiples recursos para no incurrir en ambigüedades de sexo y género gramatical. Siempre ha ocurrido así, y, cuando de la evolución desde latín vulgar la palabra óleum dio lugar a dos palabras homónimas óleo= aceite y también ojo, el castellano, también hizo un buen regate para salvar esta homonimia molesta, buscando la solución de recurrir a la palabra árabe, actual aceite.

Hay casos en los que es fácil recurrir por sustitución a términos en los que no quepa ambigüedad alguna. Por ejemplo si decimos que Marta y Antonio viven juntos, resulta muy fácil decir que viven en pareja; pero si no es posible hacer esta sustitución no podríamos decir que viven solos y sustituir solos por en soledad porque el sentido sería muy distinto.

A pesar de todo, si pueden oírse frases con tintes machistas, incluso en los medios de comunicación cuando escriben cosas como éstas: En el vehículo accidentado viajaban dos suecos con sus respectivas mujeres, pues del mismo modo sería feminismo decir que en el vehículo accidentado viajaban dos mujeres suecas con sus respectivos maridos.
Creo que con todo lo anteriormente expuesto, estarán de acuerdo personas como Soledad Puértolas, Maruja Torres, Almudena Grandes o Carmen Posadas, por citar sólo algunas mujeres famosas o Elvira Lindo cuyas opiniones comparto cuando escribe: “Forzar otra manera de hablar es ni más ni menos una imposición política que nada tiene que ver con las reglas filológicas ni con el uso natural del habla”

En definitiva, concluyo diciendo que cambiar los modelos lingüísticos es algo tan ingenuo como inútil. Es la sociedad la que debe cambiar para que la mujer sea considerada al mismo nivel que el hombre a fin de no tener que leer estadísticas en las que se afirma que el ochenta por ciento de las tareas del hogar las realizan las mujeres.
* Exprofesor y Filólogo”

DE UN TIEMPO A ESTA PARTE


DE UN TIEMPO A ESTA PARTE, Presentación Pérez González, Excma Diputación Provincial de Ciudad Real, 2011.

De un tiempo a esta parte, es un libro compuesto por un preámbulo y treinta y cinco poemas de temática variada, aunque no tanto como para constituir una miscelánea, puesto que en todas las composiciones predominan unas constantes muy características: el amor, la ternura, el recuerdo a los padres, o un sentimiento religioso que se percibe claramente a lo largo del libro, así como la solidaridad con el mundo de los discapacitados o el dolor por las personas que nos dejaron una huella imborrable y que ya dejaron de estar entre nosotros. Lo que pudiera parecer una temática muy variada, se convierte así en material poético con un hilo conductor que le otorga al poemario cierta unidad y coherencia. Por otra parte, el libro no pierde ni un ápice de autenticidad y de interés dentro de su variedad de contenidos.

Dentro de estas coordenadas en las que se mueve el contenido del libro, se percibe un humanismo cristiano, una constante preocupación hacia los más necesitados o esa soledad del hombre que se siente obligado a hablar solo, porque no encuentra un interlocutor con el que sintonizar su pensamiento. Dentro de este mundo de soledad y desamparo, siempre hay un lugar para la esperanza, bien sea a través del arte, de la naturaleza o de todo cuanto es motivo de alegría: “Se desvanece el alma en un suspiro/ y, sin embargo, el alma se recrea/ con el travieso piar de un pajarillo/ que se mece en lo brazos de Minerva.” Se produce una especie de contrastes o ideas contrapuestas ente las que se mueve Presen Pérez, que poco antes de estos versos, acaba de decir: “Como una pesadilla/ se cierran los postigos/ que daban paso a la esperanza. Y es que no sólo a los poetas, sino a todas las personas le sucede a lo largo de la vida algo que oscila entre el gozo y la esperanza, porque, como no podría ser de otra manera, el alma duele y también disfruta, como muy bien sabe expresar la autora en este libro.

Todas estas razones conducen a Presen a reivindicar ese derecho que todo ser tiene a ser feliz “… “Pero no entendí nada, / y nuestras voces siguen calladas/ allí donde la voz/, eucaristía en el altar de la vida , / cauce de manantial en el desierto/ reclama para todo el mundo/ el derecho a ser feliz”. He aquí un claro ejemplo reivindicativo de la poesía, arraigada en la corriente del mesianismo, que considera la poesía un medio para salvar aunque tan sólo sea a un hombre. Ciertamente sería hermoso que esto fuera así, pero la realidad de la poesía, ahora y siempre, nos está diciendo que esto sucede muy pocas veces. De todos modos, denunciar las injusticias y tratar de implantar el amor universal, por más utopía que pueda parecernos, merece bien la pena el intentarlo. Realmente la autora del libro nos hace llegar, a través de su palabra sinceramente sentida ese acercamiento a los demás desde la premisa incondicional de los sentimientos afectivos: “Quieres que mi alma sea vigía de llanuras/ con la atención sujeta a los momentos/ que son gotas de vida,/ para ofrecer una copa de amor al oprimido, / al que sufre, / al que se pierde en los mares del olvido” Es sin duda uno de los poemas más entrañables en los que destaca ese deseo de comunión con el Absoluto, en definitiva con Dios, reconociendo a la vez la debilidad y la propia flaqueza.

Tampoco faltan en el libro referencias bien explícitas al mundo de la publicidad que se instala en nuestras casas y en nuestra conciencia con su constante martilleo: “Ese mundo, el que sube a la pantalla, / mercader de quimeras que nos vende/ un recorte de sombras, / oferta dirigida a todos/ que puedes consumirla hasta el derroche.”

Hasta aquí un breve esbozo de los temas del presente libro. En cuanto a las formas métricas, diremos que hay también variedad estrófica, con predominio de versos asonantados, de arte menor o mayor. Tampoco faltan los versos desprovistos de rima o algún soneto. En cualquier caso, el ritmo sale siempre favorecido.

Luis García Pérez.