miércoles, 13 de febrero de 2013

MARCAPÁGINAS POEMAS DE AMOR


Con motivo de la festividad de San Valentín, el Grupo Literario Guadiana ha confeccionado unos marcapáginas con poemas de varios componentes del Grupo. Puedes encontrarlos en algunas librerías y en la biblioteca. Deseando un Feliz día de San Valentín.

domingo, 10 de febrero de 2013

CARLOS BAOS GALÁN


NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA

Nació en Almodóvar del Campo (Ciudad Real), aunque reside en Pamplona desde 1974. Realizó estudios de Derecho en la Universidad de Madrid y es cofundador del Grupo Literario “Guadiana” y Director de ‘Medialuna Ediciones’, de Pamplona.
En el ámbito nacional tiene diversos premios, de los que cabe reseñar: “Día de las Letras”, de Ciudad Real; “Ciudad de Ponferrada”; “Alcaraván”, de Arcos de la Frontera; “Ciudad de Puertollano”; “Amantes de Teruel”; “Arga y Ciudadela”, de Pamplona; 2º Premio XX Certamen “Vicente Aleixandre”, de Madrid; “Bilaketa”, de Aoiz; “Juan Alcalde”, de Valdepeñas; “Francisco de Quevedo”, de Villanueva de los Infantes; “Poesía mística en honor a santa Teresa de Jesús”, Malagón; “Ángel Crespo”, de Alcolea de Cva.; “Premio a la Creación Literaria del Gobierno de Navarra”, Pamplona 2000 y “Odón Betanzos Palacios”, de Rociana del Condado, Huelva y en el internacional: Accésit del “Certamen Iberoamericano”, de Nueva Cork..
Ha realizado y realiza numerosas colaboraciones en prensa y radio y sus poemas aparecen en varias antologías.
Entre sus libros publicados destacan: Con la tierra y el agua; No cruzarás en vano este planeta; Todavía naciendo; Con más poder que el tiempo; Tanto y ningún prodigio; Nada menos, nada más; Celebración de lo escondido y La piedra imantada. Falleció el 6 de diciembre de 2009.

 LA NOCHE DEL SENTIDO

Es un ser y no ser. Y un perdido 
Y un sentir -quién lo sabe- qué consuelo
de qué dolor de qué suave flagelo
que inflama el más allá de lo sentido.

Y es convencerme y no estar convencido
de que un ansia -no sé de qué ave en celo
que ser parece el alma- mueve el velo
que oculta lo que nunca he comprendido.

Y es un ahogo. Y es demasiada
luz de no ver, llevándome a estar cierto
de que, ahondado el mirar, lo ciego aumenta

y más me hace testigo de mi nada.
(¿O de otra realidad en la que advierto
que me salvo de mí sin darme cuenta?).

Noche de tal sabor a cautiverio,
y a horizonte, y a soplo de un misterio
que viene y va, confunde y apacienta

a este ser y no ser, en donde cabe
que sólo el corazón sepa la clave
de qué es lo cierto cuando no se inventa.

Lo cierto de mi ser más escondido,
mejor hallado cuanto más perdido.



PASCUAL ANTONIO BEÑO GALIANA


NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA

Natural del Manzanares (Ciudad-Real), pertenece a la generación de poetas manchegos formada por niños de la Guerra Civil de 1936, y que aparecieron en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo: Arteaga, Baos Galán, Cabañero, Crespo, Torres, Del Hierro, Mena Cantero, Cano, Escribano, López Martínez, Fernández Arroyo, Corredor Matheos, González Lara, Morales Bonilla y Fernández Molina.
Se da a conocer en las reuniones literarias de Ruidera, celebradas de 1963 a 1971, y de las que fue organizador y secretario. Publica su primer libro de poesía en Argentina en 1963.
Entre sus principales libros sobresalen: Poemas; Letreros y pintadas; Barro y Soplo; Fernando; Amantes de amor oscuro; Tragedias cotidianas; y las antologías Exilio en la Tierra y Antología poética (1947-2002).
Posee varios premios y ha colaborado en importan­tes revistas poéticas. Asistió en Namur (Bélgica) al Congreso de Poetas de las Regiones de Europa representando a Castilla La Mancha y a Andalucía.
También cultiva la narrativa con unas veinte novelas escritas y más de un centenar de cuentos; el teatro, con treinta piezas en su haber, algunas representadas con éxito; el periodismo, con dos millares de artículos y la crítica literaria.
Según palabras de la hispanista Françoise González-Rousseaux que le tradujo al francés, “la poesía de Beño, bajo la apariencia de gran diversidad de temas, sigue dos tendencias esenciales: de una parte, el hedonismo, el erotismo y la moral de la felicidad inmediata del carpe diem; de otra parte, la poesía, ya sea populista, intimista, so­cial o mesiánica denota gran preocupación por la conducta de los hombres y la suerte de este mundo”. Francisco Umbral dijo: “Beño no abandona en ningún momento su acento de sencillez. La emoción que pueda acarrear su poesía está ahí, dicha o no dicha, pero nunca falseada por la retórica, porque no quiere engañarse ni engañarnos”.
Falleció el 10 de julio de 2008.

              CARPE DIEM

Confórmate, te pido, con el milagro cotidiano
que cada nuevo día nos reserva.
Goza la trascendencia de las horas,
de lo fugaz disfruta intensamente
sin el orín-nostalgia del pasado
sin la zozobra-angustia del porvenir incierto.

Atrapa, vive, siente la eternidad
de veinticuatro horas
-metáfora constante de toda tu existencia-.
La mañana de sol recién parida, despertar
la sorpresa de estar vivo,
la verde libertad de los semáforos.

Disfruta de la luz del mediodía,
la playa luminosa,
el abrazo del sol, entregado y desnudo.
De la tarde disfruta,
cuando arrastra las sombras
y el paisaje maquilla de oscuridad y ausencias.

JULIÁN MÁRQUEZ RODRÍGUEZ


NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA

Nació en Ciudad Real en el año 1927. Está jubilado como funcionario de la Excma. Diputación Provincial de Ciudad Real. Es miembro del Grupo Literario “Guadiana” desde su fundación.
Ha publicado, entre otros, los siguientes poemarios: De pie sobre mi tierra (1974); Sangre compartid, “Premio Amantes de Teruel” (1975); Apunte de soledades (1976); El sonoro temblor de la palabra (1984); Memoria de los ídolos (1989); El huerto, “Premio Ciudad de irán” (1990); Días en la tierra (1994); Los sueños encontrados, “Premio Carta Puebla”, Miguelturra (Ciudad Real) (1995); Crónica inconclusa, Accésit “Premio Rafael Morales”, Talavera de la Reina (Toledo) (1995); Bécquer: memoria de un olvido (2003); El lago (2004); Las cartas boca arriba, VIII Certamen Nacional de Poesía Ciudad de Puertollano (Ciudad Real), “Premio Manuel Muñoz Fernández” (2004); Entre el desdén y el éxtasis (2005) y El corazón y sus alrededores, “Premio Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real” (2005). Falleció en el mes de julio de 2008.

ORACIÓN POR EL AGUA


Pienso en mi sed, Señor, mi sed de todo”.

Juan Alcaide Sánchez.


1

Pienso en la sed, Señor, la sed de todos
los que formamos la familia humana,
esta sed infinita y cotidiana
que nos asedia de distintos modos.

¡Cuánto camino, Dios, cuántos recodos
hay que salvar! ¡Y el agua tan lejana!
¡Cuánto hambriento gusano en la manzana
de nuestros pasajeros acomodos!

La presencia del agua, su latido
de lúcido cristal es lo que pido,
su gloriosa y benéfica simiente.

¿Hasta cuándo, Señor; esta tortura,
este peregrinar a la aventura,
esta terrible sed que el alma siente?

martes, 5 de febrero de 2013

RAFAEL SIMARRO FERNÁNDEZ DE SEVILLA
NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA

Nació en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), el 21 de octubre de 1929.
Su temprana vocación poética la desarrolló en su ciudad natal, donde residió toda su vida. Colaborador del diario “Lanza” y de la revista “MANXA”, miembro del Grupo “Guadiana” y de la Orden Literaria “Francisco de Quevedo”, contaba en su haber con varios premios de poesía y había dado conferencias y recitales por diversos lugares de la geografía española.
Su primer libro de poemas publicado fue Canto de amor para este mundo altivo (1977), al que siguieron Sonetos del hombre y de la tierra (1981); Libro de romances (1948); Versos de la Buena Nueva (1988); Cantares y otros poemas (1988) y Décimas al carboncillo (1992).
Poeta profundo, de corte clásico en las formas, para quien la poesía no tenía otro sentido que “llevar al hombre la inmortal noticia” con palabras pulcras y cabales. El humanismo, el sentido religioso (a veces desgarrado) y la elegante ironía fluyen en sus versos, formando el caudal preciso por el que transcurrió su vida y su obra.
Sus versos figuran en varias antologías y en el libro Homenaje a Alfonso X el Sabio (1984).
Falleció en Villanueva de los Infantes el 13 de Septiembre de 2001.


 
TENGO EL TIEMPO CONTADO Y SE ME OLVIDA

Tengo el tiempo contado y se me olvida
que se aprende a morir desde la cuna.
Tengo muy poco sol y mucha luna
y la hora de Dios comprometida.

La jornada final está cumplida.
Me he jugado a una carta la fortuna;
cruzaré el estertor de la Laguna
con el último aliento de la vida.

Que esta humana ansiedad es una carga
para el triste mortal que la soporta.
Aprendiendo a morir, la vida es larga,

aprendiendo a vivir, la vida es corta;
pero siempre cruel y tan amarga,
que tener que morir poco me importa.





NEFTALÍ MULAS FERNÁNDEZ

NOTA BIO- BIBLIOGRÁFICA


Nació en Gomecello (Salamanca) en el año 1927. Estudia en las Universidades de Salamanca y Complutense de Madrid, licenciándose en Filología Hispánica y ejerciendo como docente en distintas ciudades y centros, entre ellos en el “Santa María de Alarcos”, de Ciudad Real.
En su haber poético cuenta con tres libros: Gritos ocultos (1982); El tío Caleño o poema charro y otros poemas (1983) y La palabra ocre (1991). También publicó el drama La cruz de los casados (1981) y la novela titulada Las noches del Parajas (1985).
Falleció en Ciudad Real en el mes de julio de 1992.




AMARGA SOLEDAD

      ¡Solo me encuentro, mi amor,
       Sólo entre paredes blancas!
¿Te acuerdas cuando la luna,
en la salmantina plaza,
iluminaba, encendida,
nuestras vaporosas caras?

       ¡Solo me encuentro, mi amor,
        Sólo entre paredes blancas!
¿Te acuerdas, al esperar
las solemnes campanadas
de media noche estival,
cómo tan tierna mimabas?

       ¡Solo me encuentro, mi amor,
        Sólo entre paredes blancas!
¿Te acuerdas cuando los besos,
de tu corazón la estampa,
ese profundo cariño,
en mis labios estallaban?

      ¡Solo me encuentro, mi amor,
       Sólo entre paredes blancas!
¡Y qué desdicha sin luna!
¡Qué desventura sin plaza,
pues las doce que aquí escucho
me son sonidos sin alma!

                        Del libro Palabra Ocre.