martes, 5 de febrero de 2013

RAFAEL SIMARRO FERNÁNDEZ DE SEVILLA
NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA

Nació en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), el 21 de octubre de 1929.
Su temprana vocación poética la desarrolló en su ciudad natal, donde residió toda su vida. Colaborador del diario “Lanza” y de la revista “MANXA”, miembro del Grupo “Guadiana” y de la Orden Literaria “Francisco de Quevedo”, contaba en su haber con varios premios de poesía y había dado conferencias y recitales por diversos lugares de la geografía española.
Su primer libro de poemas publicado fue Canto de amor para este mundo altivo (1977), al que siguieron Sonetos del hombre y de la tierra (1981); Libro de romances (1948); Versos de la Buena Nueva (1988); Cantares y otros poemas (1988) y Décimas al carboncillo (1992).
Poeta profundo, de corte clásico en las formas, para quien la poesía no tenía otro sentido que “llevar al hombre la inmortal noticia” con palabras pulcras y cabales. El humanismo, el sentido religioso (a veces desgarrado) y la elegante ironía fluyen en sus versos, formando el caudal preciso por el que transcurrió su vida y su obra.
Sus versos figuran en varias antologías y en el libro Homenaje a Alfonso X el Sabio (1984).
Falleció en Villanueva de los Infantes el 13 de Septiembre de 2001.


 
TENGO EL TIEMPO CONTADO Y SE ME OLVIDA

Tengo el tiempo contado y se me olvida
que se aprende a morir desde la cuna.
Tengo muy poco sol y mucha luna
y la hora de Dios comprometida.

La jornada final está cumplida.
Me he jugado a una carta la fortuna;
cruzaré el estertor de la Laguna
con el último aliento de la vida.

Que esta humana ansiedad es una carga
para el triste mortal que la soporta.
Aprendiendo a morir, la vida es larga,

aprendiendo a vivir, la vida es corta;
pero siempre cruel y tan amarga,
que tener que morir poco me importa.


1 comentario:

  1. El mejor poeta de Castilla la Mancha, en mucho tiempo.

    ResponderEliminar